Citas y pandemia…

“En las citas regulares, siempre hay esto, ‘¿Qué pasa después, alguien tiene que hacer un movimiento?’ Eliminar ese aspecto alivia algo de la presión”, dice Jack, de 25 años, quien se encontró con una cita de Bisagra para beber. Se levantó durante horas en un parque de Nueva Jersey, donde ambos fueron puestos en cuarentena con su familia, luego recogió pizza y se la comió del maletero de su automóvil, al estilo de la puerta trasera. “El punto final es la fecha real. Lo disfrutas más ”.

Katie Boyle, una comediante de 29 años, aprecia el ritmo lento y anticuado de las citas ahora. Boyle había estado haciendo Facetiming y enviando mensajes de texto con un juego de Bisagras durante tres meses antes de que los dos finalmente acordaran reunirse para un picnic: “trajo el Jameson, yo traje las patatas fritas, y terminamos pasando el rato como cinco horas”, dice ella. .

“Es agradable porque primero conoces a la persona, antes de que te confundas con tener sexo”, dice Boyle. “Creo que hoy en día falta un elemento en el que vamos demasiado rápido, tenemos relaciones sexuales demasiado rápido y se agota”. Boyle también cava el misterio de la máscara. “Solo se puede ver la mitad de su cara y no se puede tocar. Es muy surrealista y también tiene un elemento de “fruta prohibida”, es algo emocionante “, dice.

Recuerda visitar muestra pagina web sexshop mayorista.

Deja un comentario