Haz feliz a tu hombre

  • admin 

Para hacer feliz a su esposo, sea considerado con él. Sé su mejor amigo que lo conoce y comprende más. Sé generoso con él, no solo con regalos materiales, sino también con paciencia, amor y comprensión.

Perdónelo: Perdónelo por romperle el corazón, especialmente si sinceramente le pide perdón y muestra que nunca más volverá a repetir el mismo error. Y por los delitos menores que ha cometido, aprende a perdonar y olvidarlos incluso antes de que te pida perdón.

Cuando perdonas a tu esposo, no solo lo haces feliz, sino que también sanas tu corazón y te haces feliz. Te impides plantar odio en tu corazón y mantienes la relación en armonía.

No permita que el orgullo entre en su corazón: no cree muros que impidan que su esposo se comunique con usted cuando esté enojado con él. Los muros que construyas solo los harán sufrir a ambos y experimentarán miseria. Si desea que su esposo sea feliz todos los días, siempre esté abierto a él y hable con él sobre sus quejas y problemas.

El orgullo es uno de los principales culpables del fracaso de las relaciones. No te dejes vencer por ello. Deshazte del orgullo abrazando la humildad. Sé humilde para perdonar, admite tus propios errores y acercate a tu cónyuge primero sin importar cuán herido estés. Recuerde que la humildad consuela a todos los que la reciben. También bendice a todos los que lo dan.

Sea una esposa responsable: cumpla con sus deberes matrimoniales con su esposo. Entregue su cuerpo a él. Dale el cariño que necesita. Y sobre todo las cosas físicas y sexuales que necesita de ti, dale las cosas espirituales que necesita, como amor, fe, lealtad, confianza y respeto.

Sea una madre responsable: las mujeres nacen naturalmente para ser una madre responsable para sus propios hijos. Sin embargo, ser madre no es un trabajo fácil. Incluso es considerado el trabajo más difícil del mundo por muchos. Por lo tanto, haga sacrificios e invierta más tiempo y esfuerzo para cuidar a sus hijos. Si quieres hacer feliz a tu esposo, asegúrate de que sus hijos sean criados y criados por la mejor madre del mundo, tú.

Ama a tus suegros: evita los conflictos con sus padres y hermanos. No importa dónde estén, viva en armonía y felicidad con ellos. Tu esposo no será feliz si tú y sus padres siempre están peleando. Si amas a tu esposo, debes aceptar a sus padres y hermanos por lo que son.

Ámate a ti misma: no solo seas responsable de tu esposo e hijos, sino también sé responsable de ti misma. Cuídate. Ser amable con usted misma. Perdónate. No importa lo que hagas, si no puedes amarte a ti misma, realmente no puedes amar y hacer feliz a tu esposo. Por lo tanto, ámate a ti misma como amas a tu familia. No te dejes caer en la tristeza, la fealdad y la enfermedad. Se juguetona y creativa, siempre puedes ver en los sexshop que hay de nuevo para experimentar con el.

Deja un comentario